domingo, 14 de junio de 2009

Bodas, bautizos, "quinciaños"...


Si, ya de vacaciones y empieza la temporada arrolladora de este tipo de eventos magistrales.

Grandes son las dosis de “familia” que recibimos cuando hay en puerta algún bautizo, XV años, boda o cualquier otro evento similar. Y, honestamente, nada mas aburrido que cuando se esmeran en hacerlos de “ensueño”. Va y viene como el agua de baño. Pues luego el estrés es total.

Si tu eres el o la protagonista del memorable día ( ya decidiste que la unión libre no es lo tuyo y sopesaste todas tus opciones), considera la opción de invitar al menor número de gente. Hazlo, al fin de cuentas a nadie nunca vas a dar gusto y siempre se te habrá olvidado alguien, mejor hacerlo concientemente que por total descuido, esta persona se sentirá mejor al saber que por lo menos si pensaste en ella (JA JA JA si, como no. Disculpa pero gente inconforme hay en todos lados). Realícenlo lo mas relajado posible. Si pueden contraten un “wedding planer” o a la metiche de tu hermana que se cree muy organizada, o pariente de esas que les gusta meterse en todo (si de todas maneras lo va a hacer, ahórrate los quebraderos de cabeza). Solo déjales muy claro que es lo que quieres y hazles saber que tus "sis" son SI y tus "nos" son NO.

Si tan solo eres un pueril invitado, quita esa cara de fastidio, que le puedes sacar provecho y hasta divertirte, pues seguramente ya te sentenciaron a las largas horas de infame vida social y aunque vengas con una orden papal de no ir, vas a asistir, o alguien (novi@, ti@s, padres etc) te colgará de donde más te duela sin clemencia.

Desde que llega la invitación el estrés comienza: bajar de peso para entrar en el vestido diminuto de cuando tenías 16 años. Hacer cita con el taller de hojalatería y pintura (manicura, pedicura, estética, faciales, maquillista, depiladores, etc.…)

Creo que es importante hacer hincapié en una cosa: la pareja que se casa o la chica del XV años, es otra, no tu. ¿Has visto como se ponen cuando alguien mas les roba la atención? peor que la furia de Medusa. Solo lo recomiendo para los adictos a la adrenalina extrema; solo para aquellos que escalar montañas es echarse una menta a la boca. Digo, es buena la variedad, pero pones en riesgo tu persona y descendencia.

Así que Ellas:

Muy simple, pasas o no la inspección, después la crítica y como nunca se le da gusto a nadie, pues mejor vete haciendo a la idea (por eso es una especie de manual de supervivencia y no de etiqueta y buenas costumbres que ya hay muchos circulando por ahí)

Si tanto te preocupa y no hay mucho presupuesto, compra un regalo mas barato y vestido nuevo (o en su defecto, una tarjetita con tu nombre para que se la pongas a un regalo equis, solo cuídate que no te descubran) No compres planchas o licuadoras, alguien mas prángana que tu (y son varios) ya te ganó la idea, aparte es demasiado obvio.

La suerte la tenemos muchos, cuando tenemos algún pariente que gasta todo su dinero en cosméticos, llegando a tener una variedad mas grande que cualquier maquillista de película hollywoodence de horror. Y que aparte resulte que tiene varios aciertos en eso de “la pintada” pues que mejor. Luego también tenemos a quien le fascina la “peinada” que muchas veces son la misma persona, localiza a esas joyas familiares; son el combo perfecto, mejor aún que las papas y el refresco que vienen en tu “cajita feliz”.

Si no les logras hallar o convencer, ahí te va un tip: Haz que coincida el día de corte de cabello con el día del evento. Te lo cortan, te lo secan y te lo dejan como de modelo por el precio normal, de las pocas veces que el cabello se ve como se tiene que ver. Aprovecha. Tu ya sabes que te ha funcionado así que nada de experimentar esta ves.

Nota: El hágalo usted mismo nunca ha dado resultado y menos bajo estrés.

No lleves medias, si te quitas los zapatos se ven horribles, si se corren ¡horror! (y no todo mundo trae barniz como tu crees). Te dan comezón y no es muy “aceptable” que te vean rascándote la cola o las piernas como sarnosa.

No te depiles, continúa tu gran amistad con tu amigo el rastrillo y rasúrate, nunca te ha quedado mal.

¿Piernas muy blancas? ¿te trauma? usa un vestido largo y punto. Nunca uses un autobronceador pues a última hora siempre hay sorpresas sobre como queda (a menos que vayas a lugares que a eso se dediquen pero recuerda que hablamos de economía y rapidez).

La imagen de las uñas es un tema muy delicado, pero mientras no te las comas, les des forma y las barnices con un color sólido el día anterior, tienes las de ganar (irte a poner brillitos y uñas postizas solo te quita dinero, tiempo y sobriedad). No olvides la crema para las manos hasta los codos u hombros si puedes, y si se puede del mismo aroma de tu perfume mejor. Con los pies no es tan diferente, córtate las uñas, no te pongas crema el mismo día, sino va a ser un resbaladero (créeme ya lo he intentado), y ponte unos zapatos discretos y bonitos. Si tienes cayos…ni modo, sino ya la hiciste.

Muy importante es llevar tenis, chanclas o sandalias; bonitas, digo, tampoco con las del mercado con las que te bañas, también échale ganas (si llevas vestido largo puedes usarlos desde el principio). Para cuando te duelan los pies y quieras seguir bailando, sin correr el riesgo de que se te enmugren o te cortes con los vidrios de vasos rotos que puede haber. Muchos te tendrán envidia.

La consagrada bolsa ni la lleves, es un rollo ver cual combina para que al final no sepas ni donde aventarla. Recuerda que el 80 por ciento de lo que llevas en ella realmente ni lo usas y “comparte” la bolsa con tu mamá, hermana o amiga. Ya que si todo falla siempre están las bolsas del saco de él, nada mas no abuses, pues no quieres que tu pareja parezca sonaja.

Y por lo que mas quieras, mantente lo mas lejos posible de los organizadores y demás involucrados el mero día. Vas a quedar hecha una garra por los ventarrones de personas que van y vienen, corriendo el riesgo de una succión que te arrastre a hacer pendejada y media.

Para ellos:

La vida de un hombre es mucho mas fácil y sin complicaciones, que bendición. Para algunos claro esta. Siempre tienen un buen traje, si no renten uno bueno (o smoking, depende) una buena corbata, que en tu familia debe de haber algunas de donde escoger si no te gustan las tuyas. Eso si, compren unos zapatos, que los viejos nunca se verán como nuevos. Báñense, rasúrense, rocíense loción (aclaración: rociar es con el atomizador con el que usualmente viene y no echársela encima como baño vaquero después de un ardua faena), laven el carro y listo. Sin mayor problema

Ya en la fiesta.

La opciones se vuelven de variadas a infinitas para eso de pasar un buen rato.

Número uno. Olvídate de los “momentos kodak” y toma fotografías o videos de las situaciones mas absurdas y los momentos menos esperados ¿ideas? La novia en el baño tratando de sentarse con su amplio y pomposo vestido en el pequeño y angosto escusado (inolvidable), la novia deprimida, el novio con la prima, el tío con la dama de honor, el padre cuete, el padrino cuete, la madre cuete y demás etcéteras. Deja que tu imaginación fluya. Es mas si tienes un poco de dinero extra compra cámaras desechables y dáselas a los niños o amigos que compartan tus puntos de vista.

Los niños son una fuente de creatividad pura, no los rezagues, utilízalos, incítalos a participar y no desesperes pues los hay unos mas ingeniosos que otros. Después relájate y disfruta que en cualquier momento hacen de las suyas, las apenadas serán sus madres y bajo la frase “es que son niños” todo queda de antemano perdonado.

El micrófono saca al artista que todos llevan dentro. Asegúrate de hacerles notar que esta disponible para cualquiera que quiera hacer su numerito. Serán horas de invaluable diversión.

Todo lo esponjoso es aventable (solo para expertos) pastel, merengue, puré de papas, helado y demás que encuentres, podrías armar una batalla épica de comida.

De ahí en fuera ya lo que venga es por cuenta tuya, seguramente ya se te ocurrieron todavía mas ideas y no puedes esperar al próximo evento para ponerlas en práctica.

Pero recuerda siempre, siempre, siempre en localizar la barra de bebidas, y hacerle ver al mesero que le espera una buena propina (gran inversión) si te sirve "de lo bueno" sin dejar que te "seques". "Keep the good stuff coming".

También aplica para graduaciones. Si ya pagaste un elevadisimo precio... desquítalo.

¿Puedo decir que eso simplemente se me hace absurdo? Ya está... lo dije.

¡Salud!

2 comentarios:

VISION DE ARLEQUÍN dijo...

jejeje, muy bueno tu post. Pero cabe aclarar que para un hombre tambien es muy dificil ese momento. No basta con solo labar el coche, ponerse un bonito traje y comprar unos zapatos chidos. Te faltó aclarar como le vamos a hacer para quitarnos los chupetones y la cruda de la "despedida de soltero". Cómo revitalizar el cuerpo y sobretodo las energías. Jejejeje. bueno, me despido.


"la vida es un gran circo, pero sin espectadores"

ciao

Mo Ka Hammeken dijo...

Cuanta razón, si son métodos de supervivencia me faltaron esos...

Revitalizar las energías con un buen Redbull, si ya muy crudo con unas cervezas (ojo, no hay que pasarse mucho no vaya a serla de malas, que termine uno tumbado antes de la ceremonia) Y los chupetones ¡a maquillarlos!

¡Saludos!